Un año de blog: elecciones en Cataluña el 27S2015, ¡por fin! el referéndum que no pudo ser el 9N2014

Ayer hizo un año que abrí este blog en un rato tranquilo de mis vacaciones en un pueblo de playa. El mismo desde el que también os escribo hoy. El blog lo empecé el 9 de agosto como fecha simbólica: faltaban tres meses para la consulta del 9 de noviembre de 2014. Una consulta que era la única fórmula que habían encontrado los responsables políticos de Cataluña para hacer el referéndum sobre la independencia. Pero como sabéis ni tan sólo eso pudo ser. Votamos, sí, pero en una jornada que tenía todo el valor que simbólico que se quiera, pero ningún valor político ni jurídico que nos permitiera tener el mandato democrático que necesitamos para iniciar un proceso de independencia. Y aquí seguimos… sin votar, pero contentos y esperanzados porque ya tenemos fecha para el referéndum: 27 de septiembre de 2015. Sí, ya sé que me diréis que son unas elecciones autonómicas, bien que lo sabemos, ¡mejor que nadie!, los ciudadanos de Cataluña – y los políticos- que llevamos casi tres años intentando sin éxito otras fórmulas mejores para hacerlo. Pero lo importante es que las elecciones nos permitirán votar SÍ o NO a la independencia y el resultado de la votación generará un mandato democrático. Si el SÍ a la independencia es mayoritario tendremos la legitimidad democrática suficiente para empezar a dar pasos para conseguirla.

Las elecciones al Parlament de Catalunya están convocadas como elecciones autonómicas, pero para muchos de nosotros son plebiscitarias y constituyentes. Plebiscitarias porque permiten hacer el referéndum y contar los votos del SI a la independencia. Constituyentes porque en caso de victoria del SÍ el Parlament de Catalunya quedará mandatado a iniciar el proceso constituyente del nuevo Estado. Y lo que hace posible que sean plebiscitarias y constituyentes es que habrá dos candidaturas que llevaran en su programa electoral como objetivo principal la apuesta por la independencia de Cataluña y la hoja de ruta de los pasos que se comprometen a dar para conseguirla. Y lo que acabará de confirmar que lo son será que una mayoría de ciudadanos y ciudadanas de Cataluña votemos a una de estas dos opciones manifestando nuestra decisión de apostar por la independencia como la vía para construir el futuro que nuestra comunidad política, nuestro país, necesita.

Por supuesto somos conscientes de que plantear las elecciones de esta manera entra en conflicto con el carácter de elecciones autonómicas que tienen según el decreto de convocatoria, que se ajusta lo establecido en el ordenamiento jurídico del Estado español.  También somos conscientes de que tanto la propuesta de la independencia como objetivo político como la hoja de ruta para avanzar hacia ella, implican la ruptura, política y jurídica, con el Estado y en consecuencia suponen abrir un conflicto institucional. Y si asumimos la ruptura y el conflicto, siempre por vías democráticas y pacíficas, es precisamente porque después de años de intentar soluciones negociadas y acordadas hemos llegado a la conclusión de que es imposible avanzar ni un paso más. Sabemos que estamos buscando soluciones que se sitúan fuera de la legalidad actual por eso somos los primeros en autoexigirmos que todos los pasos que estamos dando – y los que daremos- tengan el máximo de garantías democráticas posibles, el máximo de legitimidad democrática. Y si asumimos todo esto y nos autoexigimos todo aquello, es porque a lo que no estamos dispuestos es a quedarnos parados, a aceptar el bloqueo que nos impone un Estado que utiliza el ordenamiento jurídico para intentar parar una reivindicación democrática. Queremos ejercer nuestro derecho a buscar un futuro político para Cataluña, no estamos dispuestos a desistir.

Por todo esto mi último párrafo de este post es una “copia actualizada” de este último párrafo del primer post de este blog:

”Por eso yo, que soy y me siento española, vivo con ilusión este proceso político y participo activamente como ciudadana de Cataluña. Por eso defiendo activamente que la mejor vía democrática, la que da más garantías de participación a la ciudadanía es votar en una consulta el próximo 9 de noviembre. Hoy faltan exactamente tres meses. ¿Qué votaré? Creo que por lo que he explicado ya se intuye, pero prometo contarlo en otro post.” (9 de agosto de 2014)

Por eso yo, que soy y me siento española, vivo con ilusión este proceso político y participo activamente como ciudadana de Cataluña. Por eso defiendo activamente que la mejor vía democrática, la que da más garantías de participación a la ciudadanía, es votar en las elecciones del próximo 27 de septiembre. Hoy faltan exactamente 48 días. ¿Qué votaré? Creo que por lo que he explicado ya se intuye, pero prometo contarlo en otro post.

Anuncios

Un comentario en “Un año de blog: elecciones en Cataluña el 27S2015, ¡por fin! el referéndum que no pudo ser el 9N2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s