Asociación Súmate: españoles trabajando por la independencia de Cataluña

Ayer tuvimos asamblea general de la Asociació Súmate y volví a casa pensando que era un buen momento para explicaros qué hacemos en esta asociación de españoles que vivimos en Cataluña. Bueno, qué hacemos ya lo he dicho en el título; trabajamos por la independencia de Cataluña, por eso nuestro lema es “Juntos vamos a construir un nuevo país”. Lo que os quiero contar es por qué y cómo lo hacemos. Y así de paso comprobáis que lo que os cuento en este blog son experiencias compartidas con mucha gente venida de todas partes de España. Algunos llevan aquí toda la vida, otros son segunda generación, y otros hemos llegado hace pocos años.

Pero nos unen los sentimientos, las experiencias vitales y las ilusiones de un futuro mejor:

“Nos sentimos orgullosos de ser quien somos, de nuestra tierra. No vamos a renunciar a nuestra identidad, a nuestra cultura ni a nuestra lengua. Y no lo vamos a hacer en el futuro. Porque queremos un país abierto, diverso y rico, donde quepan todas las identidades. Cataluña ha demostrado que somos un solo pueblo, sin fracturas ni rupturas, sin renuncias.

Cataluña, la Cataluña que hemos construido entre todos, tiene ante sí un gran reto. Todos los que formamos parte de este país tenemos la oportunidad histórica de cambiarlo. Por eso defendemos nuestro derecho a decidir. Y decidir nuestro futuro depende de todos.” (Quienes Somos, en nuestra web: http://www.sumate.cat)
sumateasambleaBIScomp

La asociación Súmate nació hace un año y unos meses, impulsada por un grupo de españoles que siendo ciudadanos de Cataluña vieron la necesidad de participar de participar activamente en lo que aquí llamamos “el procés” (el proceso). Lo explicaron así en el Manifiesto fundacional:

“Súmate pretende ser parte activa en afrontar los retos sociales y políticos de Cataluña. Después del reiterado menosprecio de los distintos gobiernos del Estado español hacia las necesidades y las justas reivindicaciones de la sociedad catalana, ha llegado la hora de que trabajemos como un solo pueblo y construyamos un nuevo país, en libertad, que respete la diversidad y con el firme convencimiento de que nuestro bienestar presente y el del futuro de nuestros hijos, dependerá de nuestras decisiones.(…)

Tenemos derecho a decidir qué futuro queremos y estamos convencidos que un estado propio va a beneficiar al conjunto de los catalanes, sobretodo a la Cataluña popular y metropolitana, la que concentra la mayoría de parados, de familias empobrecidas y que más sufre el desmantelamiento de los servicios públicos.”  (el texto completo y más información en la web)

Yo me apunté a Súmate el 31 de enero de 2014 -después de asistir a la presentación de la asociación que hicieron en Barcelona- y os aseguro que es la mejor experiencia de todas las que estoy viviendo en estos meses. En este momento social y político tan apasionante que nos ha tocado en suerte a los que estamos en Cataluña. Es uno de los espacios de activismo en los que he comprobado y confirmado que el movimiento por la independencia viene de la gente. De la gente que quiere cambiar la sociedad y que está dispuesta a poner su granito de arena sin esperar a que otros (políticos, grandes organizaciones,..) vengan a solucionarles las cosas. Ciudadanos que ven que la construcción de un nuevo país les abre la posibilidad de trabajar activamente para conseguir que ese país sea mejor que el que hay ahora. Y todo esto siendo conscientes que no hay garantías de éxito, que la independencia es un proceso difícil y complejo, que la lucha será larga. Pero también convencidos de que la ruptura democrática es la única oportunidad que tienen para construir un país con más justicia social y con una democracia mejor.

A lo mejor esto que os acabo de explicar os sorprende porque es mucho más conocida la versión de que el movimiento independentista es identitario, excluyente, insolidario,…¡Nada más lejos de la realidad! Por eso la calle se llena de gente en las manifestaciones, de gente muy variada y diversa pero que tenemos algo en común: nos sentimos ciudadanos de Cataluña y queremos un país construido por y para los ciudadanos. Por eso las agendas y las vidas de muchos de nosotros han sufrido un cambio inesperado en estos últimos meses: reuniones, actos públicos, charlas en las asociaciones y en las plazas, manifestaciones,…Si hace un par de años alguien nos hubiera preguntado si estábamos dispuestos a poner horas de nuestra vida y dinero de nuestros bolsillos para una actividad política, la mayoría de nosotros hubiéramos respondido algo así como ¿de qué vas?

Y la experiencia más divertida: la de generar desconcierto y cortocircuitos mentales de todo tipo: en algunos catalanes que viven la independencia como un tema exclusivamente identitario (son pocos, menos de los que os pensáis); y en algunos, o muchos, españoles que piensan que la independencia va en contra de ellos. ¡Cómo íbamos a participar nosotros con esta alegría en algo que pensáramos que podía ser perjudicial para nuestros familiares y amigos! Somos ciudadanos de Cataluña y queremos lo mejor para la sociedad en la que vivimos. Una sociedad que es un país sin Estado y que ahora tiene la oportunidad de construir, por fin, un Estado que le permita autogobernarse. Y en este proceso constituyente los ciudadanos queremos tener voz y voto. Si lo conseguimos será una buena manera de confirmar que vosotros: nuestros familiares y amigos que vivís en el resto de España también podéis construir un nuevo Estado español. Que es posible impulsar desde la ciudadanía un proceso constituyente para conseguir más justicia social y una mejor democracia. Sólo una advertencia: os dará mucho trabajo y os complicará la vida, pero ¡vale la pena!